Menu

 Diferencias entre un Cuadro de Mando Integral

 y un Dashboard 

 

Introducción

Los cuadros de mando se han convertido en una herramienta esencial para el buen funcionamiento de las empresas y la mayoría de organizaciones ya los usan a diario. Sin embargo, sigue existiendo cierta confusión sobre qué es un cuadro de mando integral y cuáles son sus diferencias con un cuadro de mando o dashboard

Las organizaciones utilizan multitud de datos para la toma de decisiones, muchos de los cuales tienen la forma de indicadores.

Un cuadro de mando es una “herramienta de gestión que facilita la toma de decisiones y que recoge un conjunto coherente de indicadores que proporcionan a la alta dirección y a las funciones responsables una visión comprensible del negocio o de su área de responsabilidad. La información aportada por el cuadro de mando, permite enfocar y alinear los equipos directivos, las unidades de negocio, los recursos y los procesos con las estrategias de la organización” (norma UNE 66175:2003).

Cada organización decide cuál es su cuadro de mando, cuál es la estructura del mismo y qué tipo de indicadores es apropiado incluir en él, pues requieren de ellos para hacer un seguimiento de múltiples aspectos de su actividad empresarial.

Los cuadros de mando sirven para representar visual y gráficamente la información. Además, la visualización de datos contribuye a la democratización de la información y asiste a los cargos directivos a la hora de tomar mejores decisiones basadas en esos datos

Así pues, la forma de entender y evaluar el rendimiento empresarial cambió por completo a mediados de los años 90 cuando Kaplan y Norton introdujeron el concepto ‘Cuadro de Mando Integral (CMI)‘. El cuadro de mando integral transformó la perspectiva de análisis del rendimiento empresarial, instaurando una visión 360º de la actividad a la previamente sesgada mirada corporativa que solo se fijaba en métricas financieras

Así, hoy en día prácticamente todas las empresas monitorizan su rendimiento a través de la perspectiva de Kaplan y Norton en la medida en que analizan múltiples aspectos de su actividad. Sin embargo, sigue existiendo cierta confusión sobre qué es un CMI y, aún más, sobre cómo debe ser y por qué  cualquier dashboard no es un cuadro de mando integral.

¿Qué es un Cuadro de Mando Integral (CMI) o Balanced Scorecard (BSC)?

 

No hay texto alternativo para esta imagen

 

Un cuadro de mando o dashboard es una herramienta que representa visualmente un conjunto de métricas relacionadas con algún aspecto de la actividad empresarial

En este sentido, los cuadros de mando son utilizados por las organizaciones para hacer un seguimiento y analizar ciertos aspectos de su actividad, si bien no proporcionan una visión global del plan estratégico y plan de acción de una empresa.

Al contrario que el CMI, un dashboard sirve para controlar algún aspecto concreto de la actividad. Por ejemplo, el rendimiento de un departamento de la empresa, el éxito de una campaña o de un proyecto determinados, etc. En este sentido, los indicadores de un dashboard están focalizados al análisis de procesos y operaciones concretas, no a la evolución y progreso del plan estratégico de la empresa. 

¿Qué es un Cuadro de Mando o Dashboard? 

No hay texto alternativo para esta imagen

Un cuadro de mando o dashboard es una herramienta que representa visualmente un conjunto de métricas relacionadas con algún aspecto de la actividad empresarial

 

En este sentido, los cuadros de mando son utilizados por las organizaciones para hacer un seguimiento y analizar ciertos aspectos de su actividad, si bien no proporcionan una visión global del plan estratégico y plan de acción de una empresa.

 

Al contrario que el CMI, un dashboard sirve para controlar algún aspecto concreto de la actividad. Por ejemplo, el rendimiento de un departamento de la empresa, el éxito de una campaña o de un proyecto determinados, etc. En este sentido, los indicadores de un dashboard están focalizados al análisis de procesos y operaciones concretas, no a la evolución y progreso del plan estratégico de la empresa. 

 

Conclusiones 

Como ya hemos visto, un dashboard y un cuadro de mando integral cumplen funciones distintas.

El cuadro de mando integral es un sistema articulado para ayudar a las organizaciones a optimizar su rendimiento empresarial y a tomar las decisiones que configurarán su plan estratégico y plan de acción. Por consiguiente, es crucial que las compañías entiendan el planteamiento estratégico del CMI y que implementen la herramienta en concordancia con las bases del CMI y con su propia lógica de negocio. 

Además de un uso y planteamiento distintos, el diseño y contenidos de un dashboard y un CMI también difieren entre sí.

El cuadro de mando integral representa visualmente los objetivos de negocio, los KPIs e indicadores de rendimiento y plantea un mapa completo del plan estratégico de la organización, a través del cual se define el plan de acción. Asimismo, debe ayudar a los altos cargos a comunicar la estrategia empresarial.

Un dashboard, en cambio, representa visualmente indicadores relacionados con un aspecto concreto de la actividad empresarial y sirve para hacer un seguimiento de los objetivos específicos del proyecto o iniciativa en cuestión.

En cuanto al diseño y contenidos, el Cuadro de Mando Integral debe incluir: 

  • Un mapa estratégico en el que estén reflejados todos los objetivos empresariales establecidos por la organización y su posterior transformación en indicadores de rendimiento y KPIs. 
  • Una matriz con todos los objetivos estratégicos, KPIs e indicadores de rendimiento. 
  • Colores, alertas y otras medidas de evaluación que simbolizan visualmente si el rendimiento y el cumplimiento de los objetivos empresariales está dentro de los parámetros aceptables por la empresa y cómo evoluciona la actividad. 

El diseño y contenido de un dashboard, en cambio, es altamente variable y dependerá del aspecto concreto que se quiera analizar. Sin embargo, la mayoría de dashboards suelen incluir gráficos, tablas y otros visuals que representan los objetivos operativos y los indicadores de rendimiento de corto-medio plazo del área a analizar.

 

AUTOR

Rafael Antona

Rafael Antona es licenciado en CC. Químicas en la especialidad de Ciencia de los Materiales e Ingeniería Metalúrgica por la Universidad Complutense de Madrid (U.C.M), Curso Superior en Ingeniería de Calidad por la Fundación Confemetal y Master MBA por el ICADE Business School de la Universidad Pontificia de Comillas. Con una dilatada experiencia nacional como internacional en implantación de  Gestión de Proyectos de Sistemas de Información, Consultoría de Sistema de Gestión  y Modelos de Excelencia es Sales&Business Development Director de SoftExpert Software España. 

¡Reciba contenido gratuito en su e-mail!

Inscríbase en nuestra Newsletter y reciba contenidos sobre las mejores prácticas

en gestión producidos por especialistas.

Al hacer clic en el siguiente botón, usted confirma que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad.

Conozca también

SoftExpert APQP - PPAP

SoftExpert FMEA

SoftExpert MSA

CONTACTOS

Teléfono: +34 91 197 73 95

NEWSLETTER

Al hacer clic en el siguiente botón, usted confirma que ha leído y acepta nuestra Política de Privacidad.

ExpertSoft

All trademarks, trade names, service marks, and logos referenced herein belong to the respective companies.